Males de Artistas

El arte refleja la vida. Y la vida no sería lo que llamamos vida sin la enfermedad. El creador recava su experiencia
para expresarse. Y dentro de esa experiencia sus males, limitaciones y particularidades dejan su huella. Sutil e imprecisa en algunas oportunidades. Profunda e indeleble a veces. Mucho se discutirá si tal o cual estigma es solo una señal de ocultos o manifiestos trastornos. Pero en un mundo sin tuberculosis, sífilis o ceguera no hubieran existido las obras que se escribieron entre esputos de sangre, bajo la certeza de un pronto final, ni se hubiesen realizado las más hermosas pinturas
impresionistas por jóvenes hermanados en sus debilidades visuales.
“Males de artista” rescata una perspectiva a veces olvidada, muchas ignoradas y otras exagerada. La enfermedad como catalizadora del proceso creativo ¿Cómo hubiese sido la obra de Van Gogh sin su desequilibrio? ¿Hubiésemos conocido al Dr. Gachet sosteniendo las digitalis purpúrea con las que trataba al pintor? Tampoco Goya nos hubiese dejado sus horrores de guerra sin su locura. Y quizás el mundo no sería el mismo sin esos girasoles y esos monstruos. Porque el proceso creador elabora la realidad de forma tal que una verdadera obra de arte se convierte en la síntesis de un tiempo, de una época y en esa realidad y en ese tiempo, esta la enfermedad como uno de los motores de la creación humana, enalteciendo el esfuerzo del artista ante las desventuras y la adversidad.

  • $ 150,00

Encontranos en las Redes Sociales