Retrato de Marte

Una historia de soldados en la guerra del Paraguay

En los esteros guaraníes se termina de forjar la Argentina, un país que hasta entonces había estado disgregado por las guerras civiles. Por primera vez la nación se vale de un ejército para defender su integridad. Oficiales y soldados combaten hombro a hombro estrechando los vínculos entre argentinos oriundos de distintas partes del país.

Sin ser nombrados, en este Retrato de Marte se adivinan las figuras de Estanislao del Campo, Dominguito Sarmiento, Cándido López y de un joven Roca, en las sombras del campamento o en el fragor de la lucha. A todos aquellos que pelearon esta guerra feroz, el futuro los encontrará enfrentados o unidos por distintos ideales, aunque esta comunión no implique futuras discrepancias para combatir en bandos contrarios.

Atrás de estos caballeros que hablan de Wagner bajo el sol del trópico, se encuentran los soldados viviendo la rutina del campamento o el nerviosismo de la batalla, disfrutando de las pequeñas grandes cosas de la vida porque no saben si esa será la ultima copa que podrán compartir o disfrutar del queso rancio que para ellos sabe a manjar. Ahorran sus monedas para darse los gustos que los mercachifles venden a buen precio o calmar sus soledades en encuentros furtivos. Eros y Tanatos siempre fueron amantes.

Los soldados escuchan las canciones de los niños guaraníes o cuidan a los camaradas que se van muriendo hasta que el trompa llama a cumplir su deber por una patria que aún es demasiado frágil, apenas aglutinada por el valor y la entrega de estos hombres.

Del otro lado de las trincheras y del campo de batalla se erige un colosal contrincante, el soldado guaraní munido de un coraje y una tenacidad que le ha hecho ganar el respeto de los militares argentinos aunque estos no siempre comprendan las sutilezas de la política y deban pelear contra quienes, hasta ayer, eran casi hermanos de sangre y penurias.

“La victoria no da derechos”, proclamaron después de haber derramado generosamente sangre argentina y guaraní, pero los aliados brasileros se empeñaron en hacer valer sus derechos con perversa perseverancia hasta ver reducida una nación a su mínima expresión, aunque jamás los hombres del Paraguay cayeron de rodillas. Murieron peleando hasta la última instancia.

En Retrato de Marte se dibuja la íntima condición del soldado argentino, empujado al horror de una lucha fratricida casi con inocente candor.

  • $ 230,00

Encontranos en las Redes Sociales