Aportes de un emprendedor de avanzada

Ernesto Tornquist cien años después (1842-1908)


Ernesto Tornquist pudo iniciar las más heterogéneas empresas, que si bien consolidaban su patrimonio, también servían para agrandar y fortalecer al país, mejorando la condición de sus hijos mediante la creación de fuentes de trabajo: refinería de azúcar, colonias en Buenos Aires, Santa Fe y la lejana Santa Cruz, aserradero en Santiago del Estero, tendido de línea férrea a Tucumán, saladero en Entre Ríos, explotación de salinas en La Pampa, talleres metalúrgicos, y sociedades comerciales, y un sólido Banco que llevó su apellido, sin que le fuera ajena incluso la pesca de ballenas en las remotas islas Georgias del Sur para aprovecharlas industrialmente. Estos y otros negocios se detallan en el libro.

Pero sería una limitación injusta considerar a Tornquist sólo como calculador en su propio beneficio, ya que la filantropía fue una de sus más destacadas características, traducida por ejemplo en la venta en condiciones muy convenientes de tierras a colonos que así radicaba, obsequiándoles además con los elementos que precisaban para sus labores, y donando los espacios y edificios públicos, e impulsando las nuevas poblaciones que así crecían merced a su tesón.

Lo someramente expuesto tenía como derivación forzosa y prevista, el adelanto nacional.

Puesto que se ha podido comprobar que los emprendimientos de Ernesto Tornquist se realizaban en comarcas despobladas, sin constreñirse a las cercanías de ciudades donde le hubiese resultado más favorable su explotación, sino en parajes lejanos, extendiendo la presencia argentina y su modernización allí donde el desierto dejaba de serlo debido a su empeño.


Autores: María F. Acuña, Carlos Dellepiane Calcena, Lucía Gálvez, Jorge Gilbert, Adela Harispuru, Juan Cruz Jaime, Enrique Pinedo, María Saenz Quesada, Sara Shaw de Critto, Luis Fernando Tornquist

Formato: 22 cm. alto x 15 cm. ancho x 2 cm
Páginas: 348
ISBN: 978-987-25824-1-8
Ediciones Fundación Victoria Ocampo.

 

  • $ 120,00

Encontranos en las Redes Sociales